KUMBH MELA

“Es maravilloso, el poder de una fe así, que puede juntar multitud de viejos débiles y de jóvenes fuertes venir sin dudar ni protestar a un viaje tan increíbles y soportar las miserias que implica sin quejas. Se hace por amor, o se hace por miedo; No sé cuál es la razón. No importa cuál sea el impulso, el acto nacido de él está más allá de la imaginación, es maravilloso para nosotros los occidentales”.

Mark Twain en su viaje al Kumbh Mela de 1895.

«La mayoría de los primeros filósofos consideró que los principios de todas las cosas eran sólo los que tienen aspecto material […] En cuanto al número y a la forma de tal principio, no todos dicen lo mismo, si no que Tales, el iniciador de este tipo de filosofía, afirma que es el agua, por lo que también declaró que la tierra está sobre el agua. Concibió tal vez esta suposición por ver que el alimento de todas las cosas es húmedo y porque de lo húmedo nace del propio calor y por él vive. Y es que aquello de lo que nacen es el principio de todas las cosas. Por eso concibió tal suposición, además de porque las semillas de todas las cosas tienen naturaleza húmeda y el agua es el principio de la naturaleza para las cosas húmedas.»

Aristóteles. Metafísica. 983b6

La importancia del agua como elemento divino y su veneración ha sido fundamental en la historia de la humanidad. Casi todas las religiones contemplan el agua como elemento de purificación. También la filosofía occidental debutó en el razonamiento con la convicción de que el agua era el primer elemento (arché) que constituía el cosmos. El que consideramos como el primer filósofo, Tales de Mileto, un griego del siglo VI a de C. Afirmaba que “el agua es el elemento y principio de todas las cosas” y que “Todas las cosas proceden del agua y todas las cosas se resuelven en agua”. Y este mismo agua es el elemento fundamental que da sentido al Kumbh Mela.

La Festividad del Kumbh Mela, Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad desde 2017, es considerada como la mayor concentración de peregrinos del mundo. Su objetivo es doble: escuchar los mensajes trascendentales de los maestros espirituales y bañarse en las aguas de ríos sagrados, como el Ganges, para limpiar los pecados y librarse así del ciclo continuo de reencarnaciones. Es un evento espiritual fundamental en la vida de la India y ejerce una influencia magnética sobre el conjunto de los habitantes del país.

Esta celebración religiosa tiene lugar cuatro veces cada doce años, cada vez en una de estas cuatro ciudades: Allahabad, en el Sagam, donde confluyen los ríos Ganges, Yamuna y Saraswati; Haridwar, en el Ganges; Ujjain, en el rio Shipra; y Nashik, junto al rio Godavari. Los devotos creen que la inmersión en los ríos puede limpiar tu alma de sus pecados pasados (karma) y permitirte alcanzar Moksha, lo que supone la liberación del ciclo de nacimiento y muerte.

La leyenda cuenta que en los tiempos mitológicos, durante una guerra entre los semidioses y los demonios por la posesión del elixir de la vida eterna, el Amrita, algunas gotas habrían caído en cuatro ciudades donde se celebra el Kumbh Mela. Se cree que estas gotas dieron poderes místicos a estos lugares. Es para ganarse esos poderes que los fieles acuden a esos lugares en peregrinación.

El Kumbh Mela es una desconcertante acumulación de gente. Millones de personas concentradas en un mismo lugar, algunos son hombre santos, otros sólo charlatanes, pero la mayoría de los que vienen a bañarse son aldeanos. Es una impresionante demostración de piedad y un claro ejemplo del poder de los mitos. Pero mucho más que un espectáculo, el Kumbh Mela es una experiencia para la cual debemos dejar de lado nuestras certezas y la seguridad en nosotros mismos, para ser capaces de capturar su significado a través del poder de la imaginación.

La escena más común en los campamentos son los grupos de babas sentados en flor de loto discutiendo sobre el bien y el mal, mientras fuman hachís en sus pipas. Por la mañana, una espesa nube de frío y de niebla envuelve el sueño de millones de asistentes al borde del río, una interminable fila de miles de hombres desnudos emprenden una carrera frenética hacia el agua. Los primeros los Naga Sadhus, ataviados con sus espadas o tridentes, y cubiertos con cenizas para recordar que todo en este mundo es perecedero. Ya en el baño, chapotean en el río mientras mojan y las sacuden sus largas rastas en el agua. El baño servirá para que miles de nuevos sadhus bauticen su inmediata vida de ascetas.

El Kumbh Mela es considerado una liberación, una forma de trascender más allá de las diferencias que los propios humanos nos impusimos en algún momento. Esta celebración es además un rico vivero de conocimientos plasmado en las enseñanzas impartidas por los sadhus a sus alumnos en los ashrams y akhadas.

Al caer la noche se poden ver miles de hogueras ardiendo a lo largo de las riberas de los ríos, y a los fieles que escucharon a algunos de los gurús más venerados de la India dando conferencias sobre temas espirituales y filosóficos.

Estar dentro del Kumbh Mela es como estar dentro de un hormiguero, donde unos vienen y otros van en un movimiento incesante, acompañado del ininterrumpido susurro humano y los rezos musicados que resuenan por los estruendosos altavoces. Tal sacudida a los sentidos hace que te sientas pequeño, muy pequeño, frente al sentimiento surgido de la comunión que establecen millones de almas sincronizadas.

Kumbh Mela en cifras:
• En el año 2001, más de 40 millones de personas se bañaron a la vez en la confluencia de los ríos Ganges y Yamuna, en Hallahabad.
• Se calcula que en 2013, los peregrinos llegaron a superar la cifra de cien millones.
• Durante el festival de Hallahabad se beben 80 millones de litros de agua del Ganges.
• Se instalan 40.000 baños.

Empty gallery item. Please make sure you have upload image to it or check the short code.





Recent Portfolios